jueves, 19 de marzo de 2015

Reflexión

      

                Mi Reflexion



Me llamo Isabel, yo tengo una identidad diferente a la de mis compañeros. Me gusta divertirme (como todo el mundo) jugar y hablar, sobre todo eso, ¡hablar!, porque es lo que mas hago. 
Yo soy diferente a todos los demás, única y genuina, como cada ser humano, todos somos diferentes unos de otros.
Este 2º trimestre me ha ayudado a conocer mejor a mi familia y la vida que había antes. 
La autobiografía me hizo reflexsionar sobre mi vida y conocerme mejor. He recordado cosas de mi infancia que no tenía muy presente.
 Una imagen que me represente en un proceso de maduración desde la infancia hasta la vida de adulta seria una persona que entra a una escuela con unos conocimientos y sale con otros muchos mas aparte de los que tenia. 
Lo que más me gusta de la adolescencia es que no somos ni niños, ni adultos, así que podemos cometer errores, que formarán parte de mi aprendizaje, además a esta edad los padres nos dejan salir más, porque somos mayores. 
La vida de antes era demasiado dura, desde muy pequeño tenias que ir a trabajar, y si eras mujer ya te estabas olvidando de ir a la escuela, te tenias que quedar en casa limpiando y aprendiendo a coser ¡HORROR!. 
Una injusticia sería no poder divertirte, no tener juguetes para jugar, y no poder comunicarme con mis amigos mediante tecnología.
 Mi conclusión es que para aprender un poco mas hay que leer lento y entendiéndolo todo, prestar atención en clase, y aprovecharlas al máximo.





Fragmentos de la novela


   Bajo La Fría Luz de Octubre


Yo me he leído este libro y los fragmentos que mas me han gustado son:

 Por fin salieron mis hermanos, y no era raro que les durara la cara de pánico hasta la mitad del camino a casa. Por las tardes yo les ayudaba ha hacer los deberes, aunque ellos siempre estaban despistados, pues aprovechaban el rato de tranquilidad para imaginar venganzas terribles contra don Julián. Lo malo es que mi hermano Paco estaba decidido a pasar a mayores. Me acuerdo de que una vez se le cayó al suelo una hoja suelta de su cuaderno de dictados. El no se dió cuenta ,pero al recogerla vi que era una carta dirigida a los <<Señores de la CNT>>. Poco mas o menos, decía así: <<Queridos milicianos, soy un faccioso malísimo, tengo a 20 curas escondidos en mi casa, y voy a escribirle a Franco para que venga a matarlos a todos ustedes. Reciban un afectuoso saludo de su seguro servidor...>>.
La carta estaba firmada por don Julián con su nombre y apellidos, e incluía la dirección completa de su casa.